Guía para transformar los departamentos de Recursos Humanos

En un entorno empresarial donde los recursos humanos, los datos y la tecnología colaboran armoniosamente, las organizaciones pueden aumentar su productividad hasta en un 11% en comparación con aquellas que solo se centran en datos y tecnología. En tiempos de cambio, la supervivencia pertenece a quienes se adaptan. Este es el mensaje clave del artículo «Reinvent HR to steer your business in new directions» de Accenture, que ofrece consejos sobre cómo los recursos humanos pueden proceder con esta necesaria reinvención.

Los CEOs enfrentan un escenario en constante cambio, desde disrupciones globales hasta avances tecnológicos, junto con una brecha de talento diversa. «Para alcanzar el éxito futuro, es crucial reinventar completamente la empresa desde hoy mismo. Todo comienza con la integración de datos, tecnología y personas», afirma Michael Benyamin, director general de Talento y Organización, y HR Global de Transformación y Entrega de Recursos Humanos, en el artículo de Accenture.

Según Accenture.

Según la investigación de Accenture sobre directivos de Recursos Humanos como ejecutivos de crecimiento, las empresas cuyos departamentos de recursos humanos lograron integrar personas, datos y tecnología experimentaron aumentos de hasta un 11% en su productividad en primera línea. En cambio, las organizaciones que se centraron únicamente en la tecnología y los datos de su plantilla quedaron rezagadas.

Sin embargo, se plantea un gran desafío. La forma de trabajar está evolucionando a una velocidad sin precedentes, con procesos cada vez más automatizados y una orientación creciente hacia proyectos. «Las empresas necesitan adaptar sus capacidades y mentalidades para competir», comenta el autor.

Un departamento de recursos humanos «reinventado» puede actuar como el conductor que facilita la reinvención del talento y permite que las empresas prosperen en tiempos de cambio. Para cumplir con estas necesidades empresariales, los recursos humanos deben lograr una serie de resultados no negociables.

Recomendaciones para los Departamentos de Recursos Humanos

  1. Un Marco para capturar eficiencias y financiar el futuro: Los Recursos Humanos se convierten en un impulsor clave de la estrategia empresarial y la reinvención a través de la innovación continua.
  2. Arquitectura en la nube única con datos democratizados: Adoptar una única plataforma tecnológica de Recursos Humanos con una arquitectura de datos coherente en la nube para que los datos y la información estén accesibles para todos.
  3. Principios globales aplicados localmente: Conectar a las personas con los principios globales de la organización mientras se tiene en cuenta la relevancia local y se fomentan las perspectivas locales para reflejar una cultura auténtica, global y diversa.
  4. Experiencias de usuario personalizadas y en constante evolución: Hacer que cada interacción sea una experiencia de usuario sencilla, inteligente y automatizada.
  5. Éxito compartido entre todas las partes interesadas: Integrar la sostenibilidad en todas las acciones, creando valor empresarial e impacto sostenible impulsado por la tecnología en colaboración con la creatividad humana.
  6. Preparación de la fuerza laboral impulsada por prácticas de talento basadas en habilidades: Acceder y crear el talento necesario para el futuro mediante un enfoque centrado en las habilidades.

Consejos para el éxito.

Para lograr estos resultados, es necesario respaldarlos con una infraestructura tecnológica, de datos e IA sólida; métodos de trabajo ágiles y receptivos; y un ecosistema amplio que fomente la innovación.

La reinvención de los recursos humanos no solo ayudará a las empresas a enfrentar los desafíos actuales, sino que también contribuirá significativamente al éxito del CEO que busca la transformación y el cambio. «Esto requiere que las organizaciones reconsideren cómo operan sus departamentos de RR.HH., reevalúen las capacidades que necesita el negocio y reinventen el talento necesario para cumplir con los retos más inmediatos», concluye Michael Benyamin.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *